Un gran ser humano

por Pocho Sosa

Una vez, hace ya algunos años, tuve la suerte de contactar a un músico/abogado.

Había quedado yo solo, pues Jorge Sosa se había radicado en Baires como director de la Revista Billiken; y encontré una personita muy profesional, un gran ser humano y compañero de escenarios durante algunos años.

Esa personita fue Marcelo López. Quien tiene una memoria de elefante y muy buen sentido del humor. Me ha hecho recordar muchísimas anécdotas que tenemos nosotros, los artistas, guardadas en el corazón y la memoria.

Hoy es un luchador inagotable de la música y el derecho. Se lo quiere mucho en nuestro ambiente y hasta me arriesgo a decir que es indispensable para nuestra verdadera amistad.